Previous Page  15 / 68 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 15 / 68 Next Page
Page Background

Isla de Pascua

en bicicleta

Una de las mejores formas de recorrer Rapa Nui es pedaleando. Algunos de los

caminos están asfaltados, pero la mayoría son senderos de tierra, los cuales se

pueden transitar sin problema sobre dos ruedas. Una opción entretenida para

visitar los moais, acceder a los volcanes y disfrutar de espectaculares vistas.

Pedalear en el ombligo del mundo es una experiencia única. Así al menos lo piensa, Rodrigo “Canuto” Errázuriz,

uno de los primeros trail runners de nuestro país y destacado pedalero, que ha recorrido Rapa Nui en dos ruedas.

“Es un lugar súper especial en términos de geografía. Un museo natural. No tiene mucha lógica arrendar un

auto para conocerla, porque la isla no es tan grande (163,3 kilómetros cuadrados)”, cuenta este deportista, que

participó en una carrera aventura de tres días por Isla de Pascua, que incluyó Mountain Bike, trekking, buceo en

apnea e incluso patín.

Aunque requiere un poco de esfuerzo y espíritu aventurero, quienes han pedaleado en la isla recomiendan

esta manera de recorrer uno de los principales destinos turísticos del país. Sobre dos ruedas se pueden ver

espectaculares vistas desde los acantilados y llegar a los volcanes.

Algunos de los caminos están asfaltados, como las dos carreteras de la isla: la que va desde Hanga Roa hasta

Anakena y la de la costa sur. Pero en general, la mayoría son senderos de tierra y piedra, por lo que cuando llueve

hay que tener cuidado con resbalar en la tierra arcillosa.

Tomando en cuenta esa indicación, la ventaja de la bicicleta es que permite llegar más rápido a los volcanes por

senderos, cuyas rutas están señalizadas. Otro beneficio es que la isla tampoco tiene grandes alturas, pues el lugar

más elevado es el volcán Ma’unga Terevaka, ubicado a 511 metros sobre el nivel del mar. Y las rutas tampoco son

tan largas: la distancia mayor no supera los 40 kilómetros.

“Pedalear es una excelente opción para recorrer la isla, sobre todo para las personas más activas. No es difícil

desplazarse, ya que hay poco desnivel. Además, hay varias empresas que ofrecen tours y arriendan bicicletas”,

explica Daniela Sierralta, socia fundadora de WildChile, agencia boutique que organiza programas a la medida

en todo Chile.